Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» ¿Cuánto estás dispuesta a soportar? -Joick&Tú-
Jue Ago 21, 2014 10:42 pm por Lessly Cx

» Desesperada -E. Zimmerman & tu-
Sáb Jul 12, 2014 6:12 pm por Lessly Cx

» 'Contigo Hasta El Final' (BTR)
Miér Abr 30, 2014 12:31 am por Lessly Cx

» El hada en mi jardín (FrankieJonas)
Sáb Abr 12, 2014 5:28 pm por Lessly Cx

» Soy Anto-Rusher
Lun Mar 17, 2014 12:28 am por Lessly Cx

» 'Remember Me' Nick&Tú
Dom Mar 16, 2014 4:43 am por MaggiiJB

» Perfecta Nick & Tu
Dom Mar 16, 2014 4:18 am por MaggiiJB

» ¿A Cambio de Que? Nick & Tu
Sáb Dic 28, 2013 3:19 am por MaggiiJB

» 'Forgive Me' Nick&Tu
Jue Dic 26, 2013 11:33 pm por MaggiiJB

» Can´t have you (Nick & Tu)
Sáb Jun 08, 2013 9:42 pm por Vane de Jonas Lovato

Julio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Perfecta Nick & Tu

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por AleJonas el Vie Feb 22, 2013 5:13 pm

Maldita Rachel - disculpen mis palabras - que coraje que muera y el único responsable sea Nick, es una estu/pida...como la odio
avatar
AleJonas
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 22
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Lun Feb 25, 2013 11:41 am

10
–¡Cuidado, señorita Mathison! –La aguda advertencia lanzada por el chico de la silla de ruedas llegó demasiado tarde; _______ llevaba la pelota de básquet por el centro de la cancha, riendo mientras se preparaba para arrojarla al cesto, cuando un pie se le enredó con el posapiés de una silla de ruedas y voló por el aire, para caer luego ignominiosamente de traste en el piso.
–¡Señorita Mathison! ¡Señorita Mathison! –En el gimnasio retumbaban los gritos de los niños inválidos de las sesiones de gimnasia que _______ supervisaba después de las horas de clase, cuando terminaban sus tareas de maestra. De repente estuvo rodeada de chicos en sillas de ruedas o que se apoyaban en muletas.
–¿Está bien, señorita Mathison? –preguntaban a coro–. ¿Se lastimó, señorita Mathison?
–¡Por supuesto que me lastimé! –contestó _______ en broma, apoyándose sobre los codos y apartándose el pelo de los ojos–. Tengo el orgullo muy, muy lastimado.
En el momento en que rodaba sobre sí misma para ponerse de pie, en su campo de visión entraron unos zapatos muy lustrados, medias marrones y un par de pantalones de poliéster.
–¡Señorita Mathison! –ladró el director de la escuela, mirando con aire feroz las marcas sobre el reluciente piso de su gimnasio–. Esto no se parece en nada a un partido de básquet. ¿A qué juega?
A pesar de que en ese momento _______ era maestra de tercer grado en la Escuela Elemental de Keaton, sus relaciones con el director, señor Duncan, no habían mejorado demasiado desde que quince, años antes él la acusó de robar el dinero para los almuerzos de su clase. Aunque el señor Duncan ya no ponía en duda la integridad de _______, su manera constante de transgredir las reglas de la escuela le resultaban una perpetua molestia. No sólo eso, sino que vivía molestándolo con ideas novedosas y, cuando él las vetaba, ella obtenía el apoyo moral del resto del pueblo y, si era necesario, el apoyo financiero de distintos ciudadanos. Como resultado de una de sus ideas, la escuela contaba ahora con un programa atlético especial para niños con incapacidades físicas, que _______ había creado y que modificaba constantemente con lo que el señor Duncan consideraba un frívolo desinterés por sus procedimientos preestablecidos. No bien puso en marcha su programa para niños incapacitados, el año anterior, la señorita Mathison inventó otro movimiento y no había modo de detenerla. Ahora impulsaba una campaña para desarraigar el analfabetismo entre las mujeres de Keaton y sus alrededores. Lo único que hizo falta para que iniciara esa cruzada fue que descubriera que la esposa del portero de la escuela no sabía leer. _______ Mathison la invitó a su propia casa, donde comenzó a darle clases, pero resultó que la mujer del portero conocía a otra mujer que no sabía leer, y ésa conocía a otra más, que a su vez conocía a otra, y ésa a otra. Al poco tiempo había que enseñar a leer a ocho mujeres y la señorita Mathison le pidió que, para enseñar a sus nuevas alumnas, le permitiera utilizar su aula dos veces por semana, después del horario de clases.
Cuando el señor Duncan protestó por el incremento de los costos que suponía mantener las aulas en funcionamiento en horas de la noche, ella respondió que en ese caso hablaría con el director de la escuela secundaria del pueblo. Antes de quedar como un ogro cuando el director de la escuela secundaria cediera ante los ojos azules y la brillante sonrisa de la señorita Mathison, el señor Duncan le permitió utilizar su aula de tercer grado para esos fines. Poco después de su capitulación, ella decidió que necesitaba material especial para acelerar el proceso de aprendizaje de sus adultos. Y como descubrió el señor Duncan en su constante frustración, una vez que a _______ Mathison se le metía una idea en la cabeza, no se detenía hasta convertirla en realidad. Cuando estaba convencida de que tenía razón, de que había algo importante en juego, _______ Mathison poseía una tozudez poco común, junto con un optimismo enérgico e ilimitado, que al señor Duncan le resultaba enojoso.
En ese momento estaba decidida a conseguir el material especial que le hacía falta y él estaba seguro de que su pedido de dos días de licencia para viajar a Amarillo de alguna manera se relacionaba con ese dinero que necesitaba obtener. Sabía que _______ había convencido al opulento abuelo de uno de sus alumnos minusválidos –un hombre que casualmente vivía en Amarillo– de que donara fondos para la compra de parte del equipo que hacía falta para el programa de gimnasia. Ahora el señor Duncan sospechaba que intentaba caer sobre el desprevenido ciudadano para instarlo a que donara fondos para su programa contra el analfabetismo de mujeres adultas.
Con la cara lavada como la tenía en ese momento, y su pelo castaño que le caía hasta los hombros sujeto en una cola de caballo, _______ Mathison tenía un aire de integridad y de juvenil vitalidad que engañó al señor Duncan cuando la contrató, haciéndole creer que se trataba de una jovencita dulce, bonita y poco complicada. De poco más de un metro sesenta de estatura, tenía huesos finos y piernas largas, nariz elegante, pómulos clásicos y una boca generosa y suave. Sin embargo, como para su desgracia había comprobado, el único rasgo de ese rostro delicado que hacía sospechar lo que era su poseedora, era esa mandíbula obcecada con su hoyuelo pequeño y muy poco femenino.
Ocultando su impaciencia interior, el señor Duncan esperó hasta que su joven maestra terminara con su “equipo”, alisara su traje de gimnasia y se pasara las manos por el pelo antes de dignarse explicar los motivos de su poco habitual visita al gimnasio a esa hora.
–Llamó su hermano Ted. Yo era el único que estaba arriba y atendí el teléfono –explicó con irritación–. Me pidió que le dijera que su madre quiere que vaya a comer a las ocho, y que su hermano Carl le prestará su auto para el viaje. Él... este... mencionó que usted piensa viajar a Amarillo. No me lo había comentado cuando me pidió los días de licencia por motivos personales.
–Sí, Amarillo –dijo _______ con una sonrisa de inocencia que no hizo más que poner en guardia al director.
–¿Tiene amigos en Amarillo? –preguntó él, levantando las cejas, en un gesto inquisitivo.
_______ se dirigía a Amarillo a ver al opulento pariente de uno de sus niños minusválidos, con la esperanza de convencerlo de que donara una suma de dinero para su programa contra el analfabetismo de las mujeres adultas... pero tenía el horrible presentimiento de que el señor Duncan ya lo sospechaba.
–Sólo faltaré dos días –dijo, evasiva–. Ya he arreglado que una suplente tome mis clases.
–Amarillo queda a varios cientos de kilómetros de distancia. Debe de tener cosas importantes que hacer allí.
En lugar de responder a la apenas velada pregunta acerca del propósito de su viaje, _______ se levantó la manga del traje de gimnasia, miró su reloj de pulsera y exclamó:
–¡Dios mío! ¡Ya son las cuatro y media! Será mejor que me apure... Debo ir a casa, ducharme y estar de vuelta para mi clase de las seis de la tarde.


El camino hasta su casa la obligó a cruzar el centro comercial de Keaton, cuatro manzanas de tiendas y negocios que rodeaban el viejo juzgado. Al llegar a Keaton de niña, la pequeña ciudad tejana sin avenidas ni rascacielos –ni villas miseria– le pareció extraña y desconocida, pero muy pronto aprendió a amar sus calles tranquilas y su atmósfera amistosa. En los últimos quince años, el pueblo no había cambiado demasiado. Estaba igual que siempre, pintoresco y bonito, con su hermoso pabellón blanco en el centro del parque municipal y sus calles de adoquines rodeadas de negocios y de casas inmaculadamente cuidadas. Aunque la población había crecido de tres mil a cinco mil almas, Keaton absorbió a sus nuevos ciudadanos dentro de su propio estilo de vida, en lugar de permitir que lo alteraran. La mayor parte de sus habitantes seguía asistiendo a la iglesia los domingos, los hombres se seguían reuniendo en el Elk Club los primeros viernes de cada mes, y las vacaciones de verano se seguían celebrando de la misma manera tradicional. Los residentes originales de Keaton llegaban a esas festividades a caballo o en carros. Ahora llegaban en pickups o en autos, pero la música y las risas todavía resonaban en el aire del verano, lo mismo que antes. Era un lugar donde la gente se aferraba con fuerza a las viejas amistades, a las viejas tradiciones, a los viejos recuerdos. Era también un lugar donde todo el mundo lo sabía todo acerca de todos los demás.
Ahora _______ formaba parte de todo eso; amaba la sensación de seguridad, de pertenencia que le daba, y desde los once años había evitado todo lo que pudiera provocar la censura de los comentarios. Durante la adolescencia, sólo salía con los escasos chicos que merecían la aprobación de sus padres y de toda la ciudad, y sólo asistía con ellos a actividades del colegio o a castas actividades de la iglesia. Jamás violó un reglamento de tránsito o una regla preestablecida. Vivió en casa de sus padres mientras estudiaba, hasta el año anterior, cuando por fin alquiló su propia casita en el lado norte de la ciudad. Mantenía esa casa prolija, y después del anochecer nunca permitía la entrada a hombres que no formaran parte de su familia. En la década de 1980, otras jóvenes de su edad habrían protestado contra esas restricciones, autoimpuestas o no, pero ése no era el caso de _______. Ella había encontrado un verdadero hogar, una familia que la quería, la respetaba y le brindaba toda su confianza, y estaba decidida a ser digna de ellos. Tan eficaces fueron sus esfuerzos que, ya adulta, _______ Mathison era el modelo ciudadano de Keaton. Aparte de enseñar en la escuela y de entregar voluntariamente su tiempo al programa de gimnasia para niños con incapacidades físicas, y de enseñar a leer a mujeres adultas, también enseñaba en la escuela dominical, cantaba en el coro, cocinaba tortas para las ferias de la iglesia, y tejía para ayudar a reunir fondos para una nueva sede para los bomberos.
Con absoluta decisión había erradicado todo rastro de la temeraria e impulsiva chiquita de la calle que fue en una época. Y sin embargo, todos los sacrificios que hacía la recompensaban hasta tal punto que siempre tenía la sensación de ser ella la que salía ganando. Le encantaba trabajar con niños, y le fascinaba enseñar a adultos. Había logrado forjarse una vida perfecta. Sólo que algunas veces, de noche y cuando estaba sola, no podía evitar la sensación de que todo eso no era perfecto. Había algo falso, faltaba algo, o existía algo que estaba fuera de lugar. Tenía la sensación de haberse inventado un papel que debía interpretar, y no estaba segura de lo que se suponía que debía hacer en el futuro.
El año anterior, cuando llegó el nuevo pastor asistente para ayudar al padre de _______, se dio cuenta de algo que debió haber considerado mucho antes: necesitaba un marido y una familia propia a quienes amar. Y Greg también. Hablaron de la posibilidad de casarse, pero _______ quiso esperar hasta estar segura, y ahora Greg estaba en Florida con su propia congregación, todavía esperando que ella se decidiera. Los chismosos del pueblo, que aprobaban por completo al joven pastor como marido de _______, sufrieron una fuerte desilusión cuando el mes anterior Greg se alejó sin comprometerse oficialmente con _______. Objetivamente, _______ también aprobaba a Greg. Sólo que a veces, tarde, a la noche, la perseguían esas dudas vagas e inexplicables...

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por AleJonas el Lun Feb 25, 2013 12:12 pm

Síguela, ya quiero saber como conoceré a Nick, ademas quiero saber que paso con él.
avatar
AleJonas
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 22
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Lun Feb 25, 2013 12:16 pm

AleJonas escribió:Síguela, ya quiero saber como conoceré a Nick, ademas quiero saber que paso con él.
Ale! Ya que estoy al vicio en la compu! Voy a subir otro cap!
TRANQUI! Cada vez falta menos! :3 hsdhd

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Lun Feb 25, 2013 12:19 pm

11
Con la cadera apoyada contra el escritorio, _______ les sonrió a las siete mujeres de entre veinte y sesenta años a quienes estaba enseñando a leer. A pesar de que recién las conocía, ya la habían conquistado con su determinación, su coraje y su intensidad. Faltaban apenas veinte minutos para la hora en que debía estar en la casa de sus padres, donde comería, pero no tenía ganas de terminar esa clase. A regañadientes, miró su reloj.
–Bueno, creo que con eso basta por esta noche. ¿Alguien quiere preguntar algo acerca de los deberes para la semana que viene, o hay algo que quieran decir?
Siete pares de ojos de expresión sincera se clavaron en ella. Rosalie Silmet, de veinticinco años y madre soltera, levantó la mano y habló con timidez.
–Bueno, todas queremos decirle lo mucho que significa para nosotras lo que está haciendo. Me eligieron para que se lo dijera, porque hasta ahora soy la que mejor lee. Queremos que sepa hasta qué punto nos ha cambiado la vida que usted crea en nosotras. Algunas –miró a Pauline Perkins que acababa de unirse a la clase a instancias de Rosalind– no creen que pueda llegar a enseñarnos a leer, pero estamos dispuestas a darle la posibilidad de que lo logre.
Siguiendo la dirección de la mirada de Rosalind, _______ observó a la mujer morocha, de aire solemne, de alrededor de cuarenta años, y le habló con suavidad.
–¿Por qué cree que no podrá aprender a leer, Pauline?
La mujer se puso de pie, como si estuviera por dirigirse a una persona de gran importancia, y admitió con dolorosa dignidad:
–Mi marido dice que si no fuese est/úpida habría aprendido a leer cuando era chica. Mis hijos dicen lo mismo. Dicen que estoy haciéndole perder tiempo. Vine porque Rosalind dice que está aprendiendo a leer con mucha rapidez y que ella tampoco se creía capaz de conseguirlo. Entonces me dije que haría la prueba durante algunas semanas.
El resto de las mujeres presentes asintió, y _______ cerró los ojos antes de admitir algo que había conservado en secreto durante tantos años.
–Yo sé que todas pueden aprender a leer. Tengo pruebas de que no saber leer no quiere decir que una sea tonta. Y lo puedo demostrar.
–¿Cómo? –preguntó directamente Pauline. _______ respiró hondo antes de hablar.
–Lo sé porque cuando llegué a Keaton estaba en cuarto grado y no sabía leer tan bien como lee Rosalind después de unas semanas de clase. Yo sé lo que una siente cuando cree que es demasiado tonta para aprender. Sé lo que se siente cuando uno recorre un pasillo sin poder leer los nombres de los baños escritos en las puertas. Y sé cómo trata uno de ocultárselo al resto de la gente, para que no se rían. Yo no me río de ustedes. Nunca me reiré de ustedes. Porque sé algo más... sé el coraje que tiene que tener cada una de ustedes para venir aquí dos veces por semana.
Las mujeres la miraban con la boca abierta.
–¿Es cierto eso? –preguntó Pauline–. ¿Usted no sabía leer?
–Es absolutamente cierto –afirmó _______, manteniéndole la mirada–. Por eso quiero enseñarles a ustedes. Por eso estoy decidida a conseguir todos los nuevos elementos que existen en la actualidad para ayudar a leer a los adultos. Confíen en mí –pidió, enderezándose–. Encontraré la manera de conseguirles todas esas cosas. Para eso viajo mañana a Amarillo. En este momento, lo único que les pido es que tengan un poco de fe en mí. Y en ustedes mismas.
–Yo tengo mucha fe en usted –bromeó Peggy Listrom, poniéndose de pie y recogiendo sus útiles–. Pero todavía no sé si tengo fe en mí misma.
–¡No puedo creer que haya dicho eso! –contestó _______–. ¿Al principio de la clase no la oí fanfarronear diciendo que esta semana pudo leer algunos nombres de calles?
Cuando Peggy sonrió y levantó al bebé que dormía en una silla a su lado, _______ decidió que en esa etapa tan temprana les hacía falta que les reforzara el entusiasmo.
–Antes de que se vayan, me gustaría que recordaran por qué querían aprender a leer. ¿Qué me dice, Rosalie?
–Eso es fácil. Quiero ir a la ciudad, donde hay trabajo de sobra, pero no consigo empleo porque no sé llenar una solicitud. Y aunque ideara una manera de salvar ese escollo, sin saber leer no conseguiría un trabajo que valiera la pena.
Otras dos mujeres asintieron, y _______ miró a Pauline.
–Y usted, Pauline, ¿por qué quiere aprender a leer? La mujer sonrió avergonzada.
–Me gustaría demostrarle a mi marido que está equivocado. Me gustaría enfrentarlo una vez en la vida, y demostrarle que no soy imb/écil. Y después... –no terminó la frase.
–¿Y después? –preguntó _______ con dulzura.
–Y después –continuó diciendo la mujer–, me gustaría poder sentarme a ayudar a mis hijos con sus deberes.
_______ miró a Debby Sue Cassidy, una mujer de treinta años, pelo castaño lacio y aire tranquilo, a quien sus padres itinerantes habían sacado repetidamente de distintas escuelas, hasta que por fin, al llegar a quinto grado, dejó de asistir de manera definitiva. Impresionaba a _______ como una persona particularmente inteligente y, por lo poco que había dicho en clase, daba la sensación de ser una persona creativa y que sabía expresarse. Trabajaba como criada; tenía aspecto de bibliotecaria. Debby vaciló antes de hablar.
–Si después de aprender a leer pudiera hacer lo que quisiera, sólo una cosa me interesaría.
–¿Y qué es? –preguntó _______.
–No se ría, pero me gustaría escribir un libro.
–No me río –contestó _______ con suavidad.
–Creo que algún día podré hacerlo. Es decir, tengo buenas ideas y sé contar historias en voz alta, sólo que no sé escribirlas. Escucho libros grabados, usted sabe, los que se graban para los ciegos, aunque yo no sea ciega. Y sin embargo, a veces siento que lo soy. Tengo la sensación de estar dentro de un túnel oscuro, sin salida, pero ahora creo que la haya. Si realmente logro aprender a leer.
Esas confesiones trajeron una lluvia de otras confesiones, y _______ empezó a comprender la vida que esas mujeres se veían obligadas a vivir. Ninguna de ellas tenía la menor autoestima, era evidente que sus maridos o los hombres con quienes vivían se burlaban de ellas y las maltrataban, y lo peor era que ellas mismas no creían merecer nada mejor. Cuando _______ cerró la puerta del aula a sus espaldas, llevaba diez minutos de atraso para la comida en casa de sus padres, y estaba más resuelta que nunca a conseguir el dinero necesario para que esas mujeres tuvieran a su alcance todos los elementos para aprender a leer con más rapidez.


Cap dedicado a "AleJonas" por ser tan molesta! (? xD
ADHGASHDGA Espero que te guste! Falta cada vez menos! :3

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por AleJonas el Lun Feb 25, 2013 12:30 pm

Es hermoso, es bueno que ayude a las mujeres adultas a leer...Gracias por el capitulo...y bueno cuando me interesa de verdad una novela soy supe insistente. Razz
avatar
AleJonas
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 22
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Coral el Mar Feb 26, 2013 10:48 am

ahhhh (tn)__ va a AMARILLO y Nick esta encerrado o lo van a meter a una carcel de AMARILLO eso significa que se ecnontraran aunque no estoy nada segura de como pero lo haran!!
siguelaaaaaaaaaaaaa
avatar
Coral
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/02/2013
Edad : 23
Localización : Ecuador

Ver perfil de usuario http://fanfictionlovers.el-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Mar Feb 26, 2013 7:59 pm

12 (1/2)
El patrullero de Ted estaba estacionado frente a la casa de sus padres, y Carl caminaba hacia la casa, conversando con él. El Blazer azul de Carl, que insistía que ella debía llevar a Amarillo en lugar de su propio coche, menos confiable, se hallaba estacionado en el camino de entrada y _______ detuvo el suyo a su lado. Ted y Carl se volvieron a esperarla, y aun después de tantos años, ella todavía volvió a sentir un orgullo profundo y una sensación de asombro al ver lo altos y apuestos que eran sus hermanos y lo cálidos y cariñosos que seguían siendo con ella.
–¡Hola, hermana! –exclamó Ted, envolviéndola en un abrazo.
–¡Hola! –contestó ella, devolviendo el abrazo–. ¿Cómo anda el derecho? –Ted era sheriff asistente de Keaton, pero acababa de recibirse de abogado y esperaba que aprobaran su tesis para comenzar a ejercer.
–¡Progresando! –contestó él en broma–. Hoy le entregué una citación a la señora Herkowitz. Con eso me gané el día.
A pesar de su intento de humor, en su voz se notaba ese dejo de cinismo que tenía desde hacía tres años, desde el fracaso de su matrimonio con la hija del ciudadano más rico de Keaton. La experiencia le dolió y lo endureció. La familia lo sabía y lo lamentaba profundamente. Por su parte, Carl llevaba seis meses de casado, y era todo sonrisas y optimismo. Él también la abrazó.
–Esta noche Sara no puede venir a comer, todavía no se ha repuesto del resfriado –explicó.
La luz del porche estaba encendida y Mary Mathison apareció en la puerta, con un delantal atado a la cintura. Aparte de algunas hebras grises en el pelo y el hecho de que, desde que tuvo un infarto, se tomaba la vida con más tranquilidad, seguía tan bonita, vital y cálida como siempre.
–¡Apúrense, chicos! –exclamó–. La comida se enfría.
Detrás de ella estaba el reverendo Mathison, alto y erguido; ahora usaba anteojos permanentes y tenía el pelo casi completamente gris.
–¡Apúrense! –los urgió, mientras palmeaba a los varones en la espalda y abrazaba a _______.
A lo largo de los años, lo único que había cambiado en las comidas de la familia Mathison era que ahora Mary Mathison prefería usar el comedor y tratar esas comidas como ocasiones especiales, porque sus tres hijos eran adultos y cada uno tenía su propia casa. Pero las comidas en sí no habían cambiado; seguían siendo una ocasión para compartir risas y experiencias, un momento para mencionar problemas y ofrecer soluciones.
–¿Cómo anda la construcción de la casa de Addleson? –le preguntó el padre de _______ a Carl.
–No muy bien. Si quieres que te confiese la verdad, me está volviendo loco. El plomero conectó el agua caliente a las canillas de agua fría, el electricista conectó la luz del porche a la instalación evacuadora, así que cuando uno decide eliminar la basura se prende la luz del porche.
Por lo general _______ era comprensiva con los problemas y tribulaciones del negocio de la construcción de su hermano, pero en ese momento la preocupación de Carl le pareció más divertida que angustiosa.
–Tranquilízate. El mayor Addleson no te hará juicio por haberte atrasado unos días en la construcción de su casa –lo calmó el reverendo Mathison– Es un hombre justo. Sabe que eres el mejor constructor de este lado de Dallas.
–Tienes razón –aceptó Carl–. Hablemos de algo más alegre. Hace semanas que andas con evasivas, _______. Dinos: ¿te vas a casar con Greg o no?
–¡Oh! –exclamó ella–. Bueno yo... nosotros...
Toda la familia la contempló divertida mientras ella arreglaba los cubiertos a ambos lados de su plato y después movía la fuente del puré para que el dibujo quedara en el centro. Ted lanzó una carcajada y _______ se detuvo, ruborizada. Desde la infancia, cada vez que se sentía indecisa o preocupada, tenía una repentina y compulsiva necesidad de enderezar objetos y colocarlos en un orden perfecto, ya fuera el armario de su dormitorio, los armarios de la cocina o los cubiertos en la mesa. Dirigió una mirada tímida a sus hermanos.
–Supongo que sí. Algún día.
Todavía seguía pensando en el asunto cuando se separaron para regresar a sus respectivas casas. Después de despedirse de sus padres, se encaminaron hacia el Blazer de Carl.
–Sopla viento norte hacia Texas –comunicó Ted, estremeciéndose de frío–. Si llega a nevar allá arriba, te alegrarás de tener un vehículo con tracción en las cuatro ruedas. Ojalá Carl no necesitara su teléfono en la furgoneta. Me sentiría más tranquilo si hubiera podido dejarlo en el Blazer.
–No te preocupes por mí, estaré perfectamente bien –lo tranquilizó _______, besándole la mejilla.
Mientras se alejaba, lo miró por el espejo retrovisor. Ted estaba parado en la vereda, con las manos en los bolsillos; un hombre rubio, alto, delgado, atractivo, con una expresión fría y desesperanzada. Era la misma expresión que le había visto muchas veces desde su divorcio de Katherine Cahill. Katherine había sido la mejor amiga de _______, y todavía seguía siéndolo, a pesar de haberse mudado a Dallas. Ni Katherine ni Ted hablaban mal uno del otro con ella, y le costaba comprender cómo dos personas a quienes quería tanto no pudieran amarse. _______ hizo a un lado ese pensamiento deprimente y consideró su viaje a Amarillo del día siguiente. Esperaba que no nevara.


–Oye, Nick –el murmullo era apenas audible–. ¿Qué vas a hacer si pasado mañana empieza a nevar, como anuncia el pronóstico del tiempo? –Dominic Sandini se inclinó desde la cama de arriba y miró al hombre tendido en la cama inferior, que tenía la mirada clavada en el cielo raso–. ¿Me oíste, Nick? –agregó en un susurro algo más fuerte.
Nick dejó de pensar en su inminente huida y en los riesgos que entrañaba, volvió lentamente la cabeza y miró a su compañero de celda de la Penitenciaría Estatal de Amarillo, un hombre delgado, de piel color oliva y unos treinta años, que conocía sus planes de huida porque participaba en ellos. El tío de Dominic jugaba una parte importantísima en esos planes. Era un levantador de apuestas retirado, de acuerdo con la información de la biblioteca de la cárcel, con supuestas conexiones en la Mafia de Las Vegas. Nick le había pagado una verdadera fortuna a Enrico Sandini para que le allanara el camino una vez que lograra huir. Y lo hizo basándose en la recomendación de Dominic, quien aseguraba que su tío era “un hombre honorable”. Sin embargo, trascurrirían algunas horas antes de que supiera si el dinero que le pidió a Matt Farrell que transfiriera a la cuenta bancaria de Sandini en Suiza le serviría para algo.
–No te preocupes. Yo me encargaré de todo –dijo, en respuesta a la pregunta de Dominic.
–Bueno, cuando te “encargues de todo” no te olvides que me debes diez dólares. ¿Lo recuerdas?
–Te lo pagaré cuando salga de aquí –aseguró Nick. Y por si alguien escuchaba, agregó–: Algún día.

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Mar Feb 26, 2013 8:03 pm

Ahi esta su parte!
Espero les guste! Cada vez se acerca mas el encuentro Laughing
Bss! Very Happy
Si comentan mucho subo 3 cap's! :3

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Miér Feb 27, 2013 9:47 pm

Hola Chicas!
Les pido un favor!
Se pasan por mi nove?
Es Harry & Tu, no importa si no son Directioner! Leanla igual! >.<
Gracias de todos modos! [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por AleJonas el Jue Feb 28, 2013 2:42 pm

Tienes que seguirla, ya quiero llegar al momento del encuentro.
avatar
AleJonas
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 22
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Jue Feb 28, 2013 2:47 pm

12 (2/2)
Con una sonrisa conspiradora, Sandini se recostó en su camastro y comenzó a leer la carta que acababa de recibir ese día.
Diez malditos dólares... pensó Nick sombríamente, recordando los tiempos en que daba propinas de diez dólares a botones y a mensajeros con tanta indiferencia como si se tratara de dinero falso. Pero en ese infierno donde había vivido los últimos cinco años, la gente asesinaba por diez dólares. Allí con diez dólares se podía comprar todo lo que estuviera disponible, desde un paquete de cigarrillos de marihuana o un puñado de sedantes o excitantes, hasta revistas dedicadas a toda clase de perversidades. Ésos eran algunos de los pequeños “lujos” que se podían comprar allí.
Por lo general, Nick trataba de no pensar en su forma de vida anterior; si lo hacía, esa celda de tres metros por cuatro con un lavatorio, un inodoro y dos camastros superpuestos le resultaba aún más insoportable, pero en ese momento, después de haber decidido que huiría o moriría en el intento, quería recordar. Esos recuerdos reforzarían su resolución, a pesar de los riesgos y el costo que implicaba. Quería recordar la furia que sintió el primer día cuando la puerta de la celda se cerró tras él, y al día siguiente cuando una pandilla de hombrones lo rodearon en el patio de la prisión y se burlaron de él.
«Ven, actorcito de cine, enséñanos cómo ganaste todas esas peleas en las películas».
Una furia ciega e irracional lo impulsó a atacar al más grandote del grupo; furia y un oscuro deseo de terminar allí mismo y ahora con su vida, lo más rápido posible, pero no antes de infligirle dolor a ese hombre que pretendía atormentarlo. Y así lo hizo. Nick estaba en buen estado físico, y los movimientos que había aprendido para sus falsas peleas en los, papeles de “malo” del cine no fueron en vano. Cuando la pelea terminó, Nick tenía tres costillas rotas y un riñon afectado, pero su oponente estaba muchísimo peor.
Su triunfo le valió una semana de encarcelamiento solitario, pero después de eso nadie volvió a burlarse de él. Se corrió la voz de que era un loco, y nadie se interponía en su camino. Después de todo, era un asesino convicto, no un ladronzuelo cualquiera. Y eso también le valió que lo trataran con cierto respeto. Demoró tres años en comprender que el camino más fácil era el buen comportamiento, que implicaba aceptar el juego como un buen soldadito. Y lo hizo, y hasta llegó a tomarles cierta simpatía a algunos convictos, pero en todos esos años nunca conoció un instante de paz. Sólo hubiera tenido paz aceptando su destino, pero nunca, ni por un instante en tantos años de encarcelamiento, pudo hacer lo que los demás le aconsejaban: aceptar su confinamiento. Eso era algo que no haría jamás. Aprendió a plegarse al juego y simular que se había “adaptado”, pero la verdad era justamente lo contrario. La verdad era que cada mañana, cuando abría los ojos, comenzaba su batalla interior y continuaba hasta que por fin se volvía a quedar dormido. Tenía que salir de allí antes de volverse loco. Su plan era sólido: todos los miércoles, Hadley, el director de la cárcel que la manejaría como si se tratara de algo propio, asistía a una reunión comunitaria en Amarillo; Nick era su chofer, y Sandini su mandadero. Ese día era miércoles y todo lo que Nick necesitaba para huir lo estaba esperando en Amarillo, pero a último momento Hadley le comunicó que la reunión se había suspendido hasta el viernes. Nick apretó los dientes. Si no fuera por esa demora, ya estaría en libertad. O muerto. Ahora tendría que esperar dos días más para llevar a Cabo su intento de huida, y no sabía si sería capaz de soportar tanta tensión.
Cerró los ojos y repasó el plan. Estaba lleno de escollos, pero Dominic Sandini era confiable, de manera que contaba con ayuda dentro de la cárcel. Se suponía que todo lo del exterior había sido cubierto por Enrico Sandini: dinero, transporte y una nueva identidad. A partir de allí, el resto dependía de Nick. En ese momento lo que más le preocupaba era todo lo que no podía predecir con exactitud, como el estado del tiempo y la ubicación de las posibles barricadas de los caminos. A pesar de sus cuidadosos planes, podían suceder mil cosas pequeñas, provocando un efecto dominó capaz de producir el colapso de todo el plan de huida. El riesgo era enorme, pero no importaba. No, en realidad no importaba. Sólo tenía dos opciones: quedarse en ese agujero infernal y permitir que destruyeran lo que quedaba de su mente y su cordura, o huir, arriesgándose a que lo balearan al tratar de capturarlo. En lo que a él se refería, era mil veces preferible morir que pudrirse allí dentro.
Aun en el caso de que lograra escapar, sabía que nunca dejarían de perseguirlo. Durante el resto de su vida –una vida probablemente muy corta– jamás podría relajarse ni dejar de mirar sobre el hombro, en cualquier parte del mundo donde estuviera. ¿Valía la pena? ¡Vaya si valía la pena!
–¡Dios Santo! –La exuberante exclamación de Sandini sacó a Nick de los pensamientos de su huida–. ¡Se casa Gina! –Agitó la carta que había estado leyendo, y cuando Nick lo miró con cara inexpresiva, lo repitió en voz más alta–. ¿Oíste lo que dije, Nick? ¡Mi hermana Gina se casa dentro de dos semanas! Se casa con Guido Dorelli.
–Me parece una elección acertada –contestó Nick–, considerando que fue quien la embarazó.
–Sí, pero como ya te dije, mamá no estaba dispuesta a permitir que se casara con él.
–Porque Guido es un tiburón solitario –supuso Nick después de recordar durante algunos instantes lo que sabía del novio.
–¡No! Es decir, un tipo tiene que ganarse la vida. Eso mamá lo comprende. Guido le presta dinero a gente que lo necesita, eso es todo.
–Y si no se lo pueden devolver les rompe las piernas.
Al ver la expresión de Sandini, Nick lamentó de inmediato su sarcasmo. A pesar de que Sandini había robado veintiséis automóviles y sufrido dieciséis arrestos antes de cumplir veintiocho años, había algo muy querible e infantil en ese pequeño italiano flaco. Lo mismo que Nick, gozaba de algunas prerrogativas por buen comportamiento, pero sólo faltaban cuatro semanas para que finalizara su condena. Sandini era un verdadero gallito, siempre dispuesto a pelear, y sentía una intensa lealtad hacia Nick, cuyas películas le encantaban.
Tenía una familia enorme y muy particular que lo visitaba con regularidad en la cárcel. Cuando se enteraron de que Nick era su compañero de celda, al principio quedaron intimidados, pero al descubrir que nunca recibía visitas, olvidaron quién era y lo adoptaron como si fuera un pariente más. Nick prefería que lo dejaran solo y en paz, y lo demostró con claridad ignorándolos por completo. Fue un esfuerzo inútil. Cuanto más intentaba evadirlos, con más insistencia lo rodeaban formando un grupo cariñoso y alegre. Antes de que Nick se diera cuenta de lo que había sucedido, empezó a recibir besos rotundos de mamá Sandini y de las hermanas y primas de Dominic. Chiquitos de manos pegajosas y sonrisas llenas de amor se le sentaban en las rodillas, mientras las madres conversaban sobre los asuntos de la enorme familia de Dominic, y Nick hacía esfuerzos sobrehumanos por recordar los nombres de todos mientras mantenía la mirada alerta para tratar de esquivar los caramelos que los chiquitos tenían en las manos y que de todos modos siempre terminaban pegados a su pelo. Sentado en un banco del patio atestado de la cárcel, vio a un bebito regordete de la familia Sandini que daba sus primeros pasos, y que le tendió las manos en busca de ayuda, en lugar de recurrir para ello a alguno de sus múltiples parientes.
La familia de Dominic lo envolvía en su calidez, y cuando se iban, dos veces por mes, le mandaban salames grasosos envueltos en papel marrón, lo mismo que a Dominic. Y aunque el salame le resultaba indigesto, Nick siempre comía un poco, y cuando las primas Sandini empezaron a escribirle y a pedirle autógrafos, Nick siempre les contestaba. Mamá Sandini le enviaba tarjetas para sus cumpleaños, y lo retaba por ser demasiado flaco. Y en las pocas ocasiones en que Nick tuvo ganas de reír, invariablemente la causa fue Sandini. De alguna extraña manera, se sentía más cerca de Sandini y de su familia de lo que jamás se había sentido de la suya.
Tratando de arreglar el comentario duro que acababa de hacer acerca del futuro cuñado de Sandini, Nick dijo con aire solemne.
–Pensándolo bien, los bancos hacen lo mismo. Cuando la gente no puede pagar, arrojan a la calle a las viudas y a los huérfanos.
–¡Exactamente! –exclamó Sandini, asintiendo y recuperando su buen humor.
Nick comprendió que era un alivio poder hacer a un lado sus angustiosas preocupaciones sobre las eventualidades que podían presentarse en su plan de huida y que eran imposibles de controlar, así que decidió continuar con el tema de la noticia que Sandini acababa de recibir.
–Si tu madre no objetaba la profesión de Guido ni sus entradas en la cárcel, ¿por qué se oponía a que Gina se casara con él?
–Ya te lo dije, Nick –contestó Sandini–. Guido ya ha estado casado, por la iglesia, y ahora está divorciado, así que está excomulgado,
–Tienes razón, me había olvidado –dijo Nick haciendo un esfuerzo por no sonreír. Sandini volvió a enfrascarse en su carta.
–Gina te manda cariños. Mamá también. Mamá dice que no le escribes bastante y que no comes bastante.
Nick miró el reloj de pulsera de plástico que le permitían usar y se puso de pie.
–Vamos, Sandini. Es hora de otro recuento de prisioneros.


Última edición por Mrs. Jonas el Vie Mar 01, 2013 8:03 pm, editado 1 vez

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Jue Feb 28, 2013 2:49 pm

Bueno... Ya falta muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy poco! :3 HADGSAGDAGS Espero les guste! Smile
Bss! :3

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por AleJonas el Vie Mar 01, 2013 6:31 pm

Cada capitulo me deja más y más intrigada...Espero y que la huida de Nick salga perfecta para así poder encontrarnos.
avatar
AleJonas
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 22
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Vie Mar 01, 2013 8:04 pm

13
Las mellizas Eldridge, ancianas vecinas de _______, estaban sentadas en la hamaca del porche delantero de su casa, la ubicación favorita de ambas, desde donde podían observar los movimientos y actividades de todos sus vecinos a lo largo de las cuatro cuadras de la calle Elm. En ese momento, ambas solteronas observaban a _______ que colocaba su valija en el asiento trasero del Blazer.
–Buenos días, _______ –saludó Flossie Eldridge, y _______ se volvió sobresaltada al comprobar que las dos ancianas de pelo blanco ya estaban levantadas a las 6 de la mañana.
–Buenos días, señorita Flossie –contestó, encaminándose hacia ellas para saludarlas con mayor respeto–. Buenos días, señorita Ada.
Pese a tener más de setenta anos, las ancianas seguían siendo parecidas, un parecido que reforzaba la costumbre de toda una vida de usar vestidos idénticos. Sin embargo allí terminaba la semejanza entre ellas, porque Flossie era regordeta, dulce, dócil y alegre, mientras su hermana era flaca, amargada, dominante y entrometida.
–Es una hermosa mañana –agregó la señorita Flossie, envolviéndose en su chai para defenderse del aire frío de enero–. Estos días tibios que se presentan de vez en cuando decididamente logran que el invierno parezca más corto y más tolerable, ¿no es cierto, _______?
Pero antes de que _______ pudiera contestar, Ada Eldridge fue directamente al tema que le interesaba.
–¿Te vas de nuevo, _______? ¡Pero si apenas hace unas semanas que has vuelto!
–Sólo estaré ausente dos días.
–¿Otro viaje de negocios, o esta vez se trata de un viaje de placer? –insistió Ada.
–Más bien diría que es un viaje de negocios.
Ada levantó las cejas, exigiendo información adicional, y _______ decidió ceder para no ser grosera.
–Voy hasta Amarillo, donde trataré de conseguir una donación para mi programa de lucha contra el analfabetismo.
Ada asintió, digiriendo la información.
–Me he enterado de que tu hermano tiene problemas para terminar la casa del mayor Addleson.
–Carl es el mejor constructor de la zona. Justamente por eso lo eligió el arquitecto del mayor Addleson. En esa casa todo está hecho a medida. Y eso requiere tiempo y paciencia. –Ada abrió la boca para continuar con su inquisición, pero _______ le ganó de mano. Miró su reloj y dijo con rapidez–: Será mejor que me ponga en marcha. Tengo un largo viaje por delante. Adiós, señorita Flossie. Señorita Ada.
–Ten cuidado –advirtió la señorita Flossie–. Dicen que avanza un frente frío desde Amarillo, que llegará aquí mañana o pasado. Allá nieva mucho. Supongo que no querrás quedar atrapada en una tormenta de nieve.
_______ le dedicó una cariñosa sonrisa a la melliza regordeta.
–No se preocupe. Voy en el Blazer de Carl. Además el pronóstico meteorológico anuncia sólo un veinte por ciento de probabilidades de que nieve aquí.
Las dos ancianas se quedaron observando el Blazer que retrocedía por el camino de entrada. Luego la señorita Flossie lanzó un suspiro.
–¡_______ vive una vida tan aventurera! El verano pasado viajó a París, Francia, con ese grupo de maestras, y el año anterior fue a conocer el Gran Cañón. Decididamente no hace más que viajar.
–También lo hacen los vagabundos –contestó la señorita Ada con tono ácido–. Si me lo preguntas, te diré que creo que debería quedarse en su casa y casarse con ese pastor asistente que la pretende, mientras todavía tenga posibilidades de hacerlo.
En lugar de someterse a una inútil y desagradable confrontación con su melliza, Flossie hizo lo que hacía siempre: simplemente cambió de tema.
–El reverendo Mathison y su señora deben de estar muy orgullosos de todos sus hijos.
–No lo estarían si supieran que Ted pasa la mitad de sus noches con esa chica con quien anda ahora. Irma Bauder me comentó que hace dos noches oyó arrancar su coche después de las cuatro de la madrugada.
La expresión de Flossie se tornó soñadora.
–¡Ah, pero Ada! Considera que tal vez tengan mucho de que hablar. ¡Apuesto a que ya están enamorados!
–¡Están calientes! –retrucó Ada–. Y tú sigues siendo una tonta romántica, igual que tu madre. Papá siempre lo decía.
–También tú eres hija de mamá, Ada –señaló Flossie con cautela.
–Pero yo me parezco a papá. No tengo ningún parecido con ella.
–Mamá murió cuando éramos bebitas, así que no puedes estar tan segura.
–Estoy segura porque papá siempre lo decía. Decía que tú eras una tonta, igual que mamá, y que yo era fuerte, igual que él. Si recuerdas, fue por ese motivo que me dejó el control de su fortuna... porque no se puede confiar en que tú sepas cuidarte. Así que yo he tenido que cuidar de las dos.
Flossie se miró las manos regordetas que tenía entrelazadas sobre la falda. No contestó.

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Mar Mar 12, 2013 1:42 pm

Nadie comenta! U.U Bue... Iguaal...
Les dedico a las "Fantasmas" este cap!
Y NO MUERDO!
Claro... A menos que seas un Jonas! >.< xD Ok.No
Hehehe

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Mar Mar 12, 2013 1:45 pm

14
Nick estaba parado ante el pequeño espejo que había sobre los lavatorios, mirando sin ver su reflejo, y diciéndose que ese día Hadley no volvería a cambiar de planes. En ese momento entró apresuradamente Sandini con expresión de contenida excitación, y miró con cautela sobre el hombro para ver si había alguien en el vestíbulo. Satisfecho de que nadie pudiera oírlos, se acercó a Nick y dijo en un susurro:
–Hadley mandó avisar que quería salir hacia Amarillo a las tres en punto. ¡Éste es el día!
Hacía tanto que la tensión y la impaciencia carcomían a Nick, que no podía convencerse de que había llegado el momento tan esperado. Dos largos años de simular que aceptaba el sistema, de convertirse en un prisionero modelo para que confiaran en él y le concedieran una serie de prerrogativas, tantos meses de planear y pensar... por fin fructificaban. Dentro de pocas horas, y siempre que la demora no hubiera causado daños irreparables a sus arreglos, estaría en camino en un auto alquilado y con una nueva identidad, siguiendo un itinerario minuciosamente planeado, y con pasajes de avión que llevarían a las autoridades a buscar una aguja en un pajar.
Ubicándose en el lavatorio vecino, Sandini dijo:
–¡Dios, ojalá pudiera ir contigo! Me encantaría poder asistir al casamiento de Gina.
Nick se inclinó a lavarse la cara con agua fría, pero percibió el tono de excitación de la voz de Sandini y se aterró.
–¡Ni lo sueñes! Tú saldrás de aquí dentro de cuatro semanas –agregó tomando una toalla del toallero.
–Sí –concedió Sandini–. Tienes razón. Mira, toma esto –agregó extendiendo la mano.
–¿Qué es? –preguntó Nick mientras se secaba la, cara. Soltó la toalla y tomó el trozo de papel que le ofrecía Sandini.
–Es la dirección y el número de teléfono de mamá. Si las cosas no te llegaran a salir como las has planeado, recurre enseguida a mamá, y ella te pondrá en contacto con mi tío. Él tiene conexiones en todas partes –fanfarroneó–. Ya sé que dudas que cumpla con todo lo que le has pedido, pero dentro de algunas horas comprobarás que todo lo que necesitas te espera en Amarillo. Mi tío es un gran tipo –agregó con orgullo.
Nick se bajó distraídamente las mangas de la tosca camisa de algodón de presidiario, tratando de no pensar en nada en ese momento, pero cuando intentó abotonarse los puños, notó que le temblaban las manos. Pensó que debía tranquilizarse.
En ese momento Sandini cambió de tema.
–Es una gran cosa que a Hadley le guste que la gente te reconozca cuando conduces su auto. Si tuvieras el pelo tan corto como el resto de los convictos, resultarías mucho más conspicuo. Ese pelo un poco más largo logrará que...
Ambos se sobresaltaron cuando otro convicto entró en las duchas y les señaló el camino de salida con el pulgar.
–¡Muévete, Sandini! –dijo de mal modo–. ¡Y tú también, Jonas! El director quiere que su auto esté listo dentro de cinco minutos.

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Contii el Vie Mar 22, 2013 1:44 pm

Que Va A Pasar Ahora?
Me Dejas Con La Intriga! Mad
Por Cierto, Nueva Lectora! :3
Siguelaa!
avatar
Contii
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/02/2013
Edad : 20
Localización : Argentina- Tucuman

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/CoNtY98

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Sáb Abr 20, 2013 5:16 pm

15
–Buenos días, Jonas –dijo Hadley cuando Nick llamó a la puerta de la residencia del director de la cárcel, ubicada cerca de los portones de entrada de los terrenos de la penitenciaría–. Veo que su aspecto es tan sombrío y desagradable como siempre. Antes de irnos –agregó–, lleve a Hitler a hacer su caminata por el patio. –Mientras hablaba le entregó a Nick la correa a la que estaba atado un enorme perro Doberman.
–Yo no soy su maldito criado –retrucó Nick, y una lenta sonrisa se extendió por la cara de Hadley.
–¿Así que se está cansando de gozar de mis bondades y de la libertad que se le concede por su buena conducta? ¿Tiene ganas de pasar un tiempo en mi sala de conferencias, Jonas?
Nick se maldijo interiormente por permitir que justamente ese día en que tenía tanto que perder, se notara el odio que le inspiraba ese hombre. Se encogió de hombros y tomó la correa.
–No especialmente –contestó.
Aunque Hadley medía poco más de un metro sesenta, tenía un ego gigantesco y modales amables que ocultaban una maldad sádica y psicópata que todo el mundo conocía, tal vez con la excepción de los integrantes de la Comisión Estatal de Correcciones, que ignoraban o no tenían en cuenta la alta tasa de mortalidad atribuida a “peleas entre convictos” o “intentos de fuga” dentro de la prisión a su cargo. La “sala de conferencias” era su manera de denominar el cuarto a prueba de sonidos, vecino a la oficina de Hadley. Los prisioneros que le causaban algún desagrado eran arrastrados allí, pataleando y sudando de terror; al salir los llevaban a la enfermería, a encarcelamiento solitario o a la morgue.
A Hadley le producía un placer sádico ver a un hombre retorciéndose y aullando de dolor; en realidad no fue el buen comportamiento de Nick lo que lo decidió a nombrarlo su chofer; fue su vanidad. Le fascinaba que Nicholas Jonas tuviera que estar a su servicio, y que hiciera todo lo que le ordenara. Nick consideraba que era algo agradablemente irónico que en definitiva fuera la vanidad de Hadley lo que le proporcionaría la posibilidad de huir.
Se abotonó la chaqueta y miró hacia arriba. Hacía mucho frío y el cielo estaba plomizo. Iba a nevar.

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por MaggiiJB el Vie Dic 27, 2013 2:09 am

Ame La Nove ;')
Me podrías pasar los PDF (en su defecto los nombres) de la colección, Please Very Happy?

****************************************
#ღMaggiiJBღ
avatar
MaggiiJB
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 24/12/2013
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/SereJonatikForever

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Dom Dic 29, 2013 7:50 pm

No los tengo :/ Yo los lei en otra pagina, adaptada tambien -pero con Joe- Sorry :/

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por MaggiiJB el Lun Ene 06, 2014 12:45 am

Pero la vas a seguir, no Smile ?

****************************************
#ღMaggiiJBღ
avatar
MaggiiJB
Nuev@
Nuev@

Femenino

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 24/12/2013
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/SereJonatikForever

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Mar Ene 28, 2014 3:25 pm

MaggiiJB escribió:Pero la vas a seguir, no Smile?

Si! Lo lamento, tenia tantas cosas en la cabeza, que olvide a la pagina  Neutral 
Ahora la sigo Smile

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Mar Ene 28, 2014 3:47 pm

16 (1/3)
Instalado en el asiento trasero del auto, Wayne Hadley metió las notas de su conferencia en el portafolio, se aflojó la corbata, estiró las piernas y exhaló un suspiro de satisfacción al ver a los dos presidiarios que iban en el asiento delantero. Sandini no era más que un ladronzuelo, un tipo que no valía nada. El único motivo de que lo tuviera a su servicio era que alguno de sus parientes debía de tener conocidos dentro del sistema, y le había llegado la orden de que Dominic Sandini debía recibir un trato especial. Sandini no le proporcionaba diversión ni prestigio; no obtenía el menor placer atacándolo. ¡Ah, pero Jonas era otra historia! Jonas era un actor de cine, un símbolo sexual, un magnate que antes tenía avión propio y limusinas conducidas por chofer. Jonas había sido un tipo importante y ahora lo servía a él.
Existe justicia en este mundo, pensó Hadley. Verdadera justicia. Y lo que era más importante, aunque Jonas tratara de ocultarlo, a veces Hadley conseguía traspasar su gruesa piel, haciéndolo retorcerse y sufrir por lo que ya no podía tener, pero no era fácil. Ni siquiera estaba seguro de infligirle un dolor cuando lo obligaba a ver videos de las ultimas películas o de las entregas de premios de la Academia.
Con ese placentero pensamiento en la mente, Hadley buscó el tema indicado y decidió hablar de sexo. Cuando antes de llegar a destino el auto se detuvo ante un semáforo, preguntó con tono amable:
–Apuesto a que cuando era rico y famoso, las mujeres le rogaban que se acostara con ellas, ¿no es cierto Jonas? ¿Alguna vez piensa en mujeres, en lo que se siente al tocarlas, al olerlas? Pero es probable que a usted no le guste tanto el sexo. Si fuera bueno en la cama, la rubia con quien estaba casado no hubiera andado con ese tipo Austin, ¿verdad?
Por el espejo retrovisor pudo ver que Jonas endurecía el mentón y supuso que lo había afectado el tema del sexo, no el nombre de Austin.
–Si alguna vez le conmutaran la pena... y en su caso yo no contaría con que yo lo recomendara... cuando salga tendrá que conformarse con prostitutas. Las mujeres son todas pu/tas, pero hasta las pu/tas tienes escrúpulos y no les gusta acostarse con sucios ex convictos, ¿lo sabía? –A pesar de sus deseos de mantener una fachada de urbanidad en todo momento ante la porquería que eran los presidiarios, a Hadley siempre le resultaba difícil contener su temperamento, y en ese momento lo sintió surgir–. ¡Conteste mis preguntas, hijo de pu/ta, si no quiere pasar el resto del mes en confinamiento solitario! –Entonces se dio cuenta de que se había extralimitado, y prosiguió con tono casi amable–. Apuesto a que en sus buenas épocas hasta tenía chofer propio, ¿verdad? Y ahora mírese: usted es mi chofer. Es una prueba de que Dios existe. –Al ver el edificio de vidrio al que se dirigían, Hadley se irguió en su asiento y se ajustó la corbata–. ¿Alguna vez se ha preguntado lo que sucedió con todo su dinero, es decir, lo que quedaba después de pagar a los abogados?
En respuesta, Nick clavó los frenos y detuvo el auto con un chirrido frente al edificio. Lanzando maldiciones en voz baja, Hadley juntó los papeles que se habían deslizado al piso y esperó en vano que Nick se bajara para abrirle la puerta.
–¡Hijo de pu/ta insolente! No sé qué le pasa hoy, pero ya me encargaré de usted a la vuelta. ¡Y ahora, saque su **** de ese asiento y ábrame la puerta de una vez!
Nick se apeó del auto, sin prestar atención al viento gélido que le hacía flamear la liviana chaqueta blanca, pero preocupado por la nieve que había empezado a caer con fuerza. Cinco minutos más e iniciaría la huida. Abrió la puerta del auto con un floreo burlón.
–¿Puede bajar por sus propios medios o necesita que lo alce?
–Le aseguro que es la última vez que me provoca –advirtió Hadley, bajando del auto y tomando el portafolio–. A la vuelta aprenderá una lección. –Contuvo su mal humor y miró a Sandini, que tenía la vista clavada en el vacío, en un intento por parecer dócil y sordo–. Usted tiene su lista de mandados, Sandini. Hágalos de una vez y vuelva enseguida. Y usted –ordenó dirigiéndose a Nick–, vaya hasta ese almacén de la vereda de enfrente y cómpreme un rico queso importado y un poco de fruta fresca. Después espere en el auto. Terminaré dentro de una hora y media. ¡Y tenga el motor caliente y en marcha!
Sin esperar respuesta, Hadley se alejó por la vereda. A sus espaldas, los dos convictos lo miraron, esperando que entrara en el edificio.
–¡Qué hijo de pu/ta! –dijo Sandini en voz baja. Enseguida se volvió hacia Nick–. Llegó el momento. Buena suerte. –Levantó la vista para mirar las nubes cargadas de nieve–. Esto tiene todo el aspecto de un verdadero temporal de nieve.
Ignorando el problema del tiempo, Nick le habló con rapidez.
–Ya sabes lo que tienes que hacer. No te apartes del plan, ¡y por amor de Dios, no modifiques una palabra de tu versión! Si haces exactamente todo lo que te dije, terminarán considerándote un héroe en lugar dé un cómplice.
Algo en la sonrisa perezosa de Sandini y en su postura inquieta alarmó a Nick. Con claridad y en pocas palabras repitió el plan del que antes sólo podían hablar en susurros.
–Dom, te pido que hagas exactamente lo que decidimos. Deja la lista de compras de Hadley en el piso del auto. Haz tus mandados durante una hora, y luego dile a la empleada de la tienda que te olvidaste la lista en el auto y no estás seguro de si has comprado todo lo que te encargaron. Dile que vas a buscarla, y vuelve al auto. Lo encontrarás cerrado con llave. –Mientras hablaba, Nick le sacó a Sandini la lista de las manos y la arrojó dentro del auto; después cerró la puerta y le echó llave. Con una calma que interiormente no sentía, tomó a Sandini del brazo y lo empujó con firmeza hacia la esquina.
Cuando tuvieron luz verde, cruzaron la calle sin apuro; eran dos hombres como tantos, sólo que vestían pantalones blancos y chaquetas blancas con las letras PEA escritas en la espalda. Cuando se acercaban a la vereda, Nick continuó hablando en voz baja.
–Cuando llegues al auto y descubras que la puerta está cerrada, ve al almacén de la vereda de enfrente, busca un rato y después pregúntale al empleado si ha visto a alguien parecido a mí. Cuando te digan que no, dirígete a la librería y a la farmacia y haz la misma pregunta. Cuando te vuelvan a decir que no, dirígete directamente al edificio donde entró el director del penal y pregunta dónde se realiza la reunión en la que él debe dictar una conferencia. Dile a todo el mundo que debes informar de un posible intento de huida. Los empleados de todos los negocios en los que entraste antes, verificarán tu historia, y dado que le avisas al director que no estoy media hora antes de que él salga y lo descubra por sí mismo, se convencerá de que eres tan inocente como un recién nacido. Hasta es probable que te deje salir antes para asistir al casamiento de Gina.
En lugar de un apretón de manos, Sandini le sonrió y levantó ambos pulgares.
–Deja de preocuparte por mí y ponte en marcha. Nick asintió y empezó a alejarse. De repente se volvió.
–¿Sandini? –dijo con tono solemne.
–¿Sí, Nick?
–Te voy a extrañar.
–Sí, lo sé.


Les subo una pequeña maraton. Smile Ojalá y les guste.

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Luciana :) el Mar Ene 28, 2014 3:48 pm


16 (2/3)
–Dale cariños a tu mamá. Diles a tus hermanas que siempre serán mis protagonistas preferidas –agregó, antes de volverse y alejarse a paso rápido.
El almacén se encontraba en la esquina, con una entrada que daba a la calle del edificio donde estaba Hadley, y otra a la calle lateral. Nick hizo un esfuerzo por no desviarse un ápice de su plan original y entró por la puerta principal. Por si Hadley lo estaba observando, cosa que a veces hacía, se detuvo junto a la puerta y contó hasta treinta.
Cinco minutos más tarde se encontraba a varias cuadras de distancia, con la chaqueta de la prisión doblada bajo el brazo, caminando con rapidez hacia su primer destino: el baño de hombres de la estación de servicio de la calle Court. Con el corazón latiéndole aceleradamente de miedo y de tensión, cruzó la calle Court con luz roja, entre un taxi y un camión remolque que había reducido la velocidad para doblar a la derecha, y entonces vio lo que buscaba: una cupé negra, con chapa de Illinois, estacionada en mitad de la cuadra. A pesar de que llegaba a buscarlo con dos días de tardanza, el auto todavía estaba allí.
Con la cabeza inclinada y las manos en los bolsillos, empezó a caminar a una velocidad normal. Empezaba a nevar con fuerza cuando pasó junto a la Corvette colorada estacionada frente a los surtidores de gasolina, y se encaminó al baño de hombres ubicado a un lado de la estación de servicio. Tomó el picaporte y trató de hacerlo girar. ¡Estaba cerrado con llave! Resistió la tentación de arrojarse contra la puerta y tratar de abrirla con el hombro, y en cambio aferró el picaporte y lo sacudió con fuerza. Una furibunda voz de hombre gritó desde adentro:
–¡Aguante un poquito, amigo! ¡No se baje los pantalones todavía! Ya salgo.
Algunos minutos más tarde el ocupante del baño finalmente salió, abrió la puerta y se encaminó hacia la Corvette colorada que estaba junto a los surtidores. A sus espaldas, Nick salió del escondite donde se había refugiado, entró en el baño de hombres, cerró con cuidado la puerta con llave tras él, con la mirada clavada en el tacho desbordante de basura que había dentro del baño. Si alguien lo había vaciado en los últimos dos días, su suerte se acababa.
Volcó su contenido. Salieron unas toallas de papel y algunas latas de cerveza. Sacudió el tacho, que soltó una cantidad de desperdicios, y después –desde el fondo– salieron dos bolsas de nailon que fueron a caer sobre el piso de linóleo. Abrió la primera bolsa con una mano mientras con la otra empezaba a desabotonarse la camisa. Sacó un par de jeans de su medida, un suéter negro poco llamativo, una chaqueta de denim, un par de botas y un par de anteojos oscuros de motociclista. La otra bolsa contenía un mapa de Colorado con su ruta marcada en rojo, una lista de direcciones escrita a máquina hasta su destino final –una casa aislada en las montañas de Colorado–, dos abultados sobres marrones, una pistola automática calibre 45, una caja de balas, una navaja y un juego de llaves que sabía calzaría en el arranque de la cupé negra estacionada en la vereda de enfrente. La navaja lo sorprendió. Sin duda Sandini consideró que un convicto bien vestido no podía menos que llevar una.
Mientras calculaba mentalmente los preciosos segundos transcurridos, Nick se desvistió, se puso la ropa que acababa de encontrar, metió la vieja en una de las bolsas y volvió a llenar el tacho de basura con todo lo que había en el piso. Para su seguridad futura era vital que desapareciera sin dejar rastros de la manera en que había logrado hacerlo. Abrió los gruesos sobres para verificar su contenido. El primero contenía 25.000 dólares en billetes de 20 y un pasaporte a nombre de Alan Aldrich; el segundo contenía una serie de pasajes aéreos pagos con destino a distintas ciudades, algunos extendidos a nombre de Alan Aldrich, otros con diferentes nombres que podía utilizar en el caso de que las autoridades descubrieran el seudónimo que estaba usando. Mostrar su cara en un aeropuerto era un riesgo que Nick debía evitar hasta que las cosas se enfriaran. Por el momento, cifraba sus esperanzas en el plan que había concebido y dirigido lo mejor posible desde su celda de la prisión, utilizando la costosa experiencia de algunos de los contactos de Sandini, quienes supuestamente habían contratado a un hombre que se le parecía... un hombre que esperaba el llamado de Nick en un hotel de Detroit. Cuando recibiera ese llamado, alquilaría un auto a nombre de Jonas Jones, y esa noche cruzaría la frontera de Canadá a la altura de Windsor.
Si la policía mordía el anzuelo, la gigantesca cacería humana que sin duda organizarían se centraría en Canadá y no allí, lo cual dejaría a Nick en condiciones de dirigirse a México y después a Sudamérica, donde la búsqueda perdería parte de su fuerza.
Interiormente, Nick tenía grandes dudas de que el engaño durara mucho tiempo, y también dudaba de poder llegar a su primer destino antes de que lo mataran. Pero en ese instante, nada de eso tenía importancia. Por el momento lo único importante era que estaba en libertad y en camino hacia la frontera entre Texas y Oklahoma, situada a ciento cuarenta kilómetros al norte. Si llegaba hasta allí sin que lo apresaran, tal vez lograra cruzar el angosto brazo de Oklahoma, una distancia de sólo cincuenta kilómetros, hasta llegar a la frontera de Colorado. En Colorado, en algún lugar en lo alto de las montañas, se encontraba su primer destino: una casa aislada en medio de los bosques que, según le habían asegurado mucho tiempo antes, podía utilizar como “escondite” cuando lo deseara.
Por lo tanto, en ese momento lo único que tenía que preocuparle era cruzar las fronteras de dos estados, llegar a la seguridad de esa casa sin ser visto por nadie, y, una vez allí, controlar su impaciencia mientras esperaba que se aplacara el furor inicial causado por su huida, para poder embarcarse en la segunda etapa de su plan.
Tomó la pistola, la cargó, revisó el seguro y se la metió en el bolsillo junto con un puñado de billetes de veinte dólares; después tomó las bolsas y las llaves del auto y abrió la puerta. Lo lograría, estaba en camino.
Dobló la esquina del edificio y bajó a la acera, encaminándose a su coche. De repente se detuvo en seco, sin poder creer lo que veía. En ese momento arrancaba el camión de remolque frente al que había cruzado la calle rumbo a la estación de servicio algunos minutos antes. Tras él arrastraba una cupé negra con chapas de Illinois.
Durante unos segundos Nick permaneció inmóvil, observándolo alejarse entre el tránsito. A sus espaldas, oyó que uno de los empleados de la estación de servicio le decía a otro:
–Te dije que ese auto estaba abandonado. Hace tres días que lo dejaron allí.
Esas palabras sacaron a Nick de su momentánea parálisis. Le quedaban dos opciones: volver al baño de hombres, ponerse nuevamente la ropa de presidiario y dejar el plan para otra oportunidad, o improvisar a partir de allí. En realidad, no existía alternativa. No pensaba volver a la cárcel; antes muerto. Una vez que lo supo, hizo lo único que le quedaba por hacer: corrió hacia la esquina en busca del único medio seguro de salir de la ciudad. Un ómnibus se acercaba por la calle. De un papelero tomó un diario usado, paró el ómnibus y subió. Sosteniendo el diario frente a su cara, como si estuviera enfrascado en la lectura de un artículo, avanzó por el pasillo, pasando junto a una horda de estudiantes que conversaban sobre el próximo partido de fútbol, y se instaló en la parte trasera del ómnibus. Durante veinte minutos que transcurrieron con agónica lentitud, el ómnibus zigzagueó entre el tránsito, bajando pasajeros en casi todas las esquinas; después dobló a la derecha, rumbo al camino que conducía a la ruta interestatal. Cuando la interestatal estuvo a la vista, en el ómnibus no quedaban más que media docena de ruidosos estudiantes, y todos se pusieron de pie para bajar en un sitio que por lo visto era una cervecería a la que iban habitualmente.
A Nick no le quedó alternativa; bajó por la puerta trasera y empezó a caminar hacia el cruce de caminos, a un kilómetro y medio de distancia, donde sabía que la ruta interestatal y el camino se unían. La única opción que le quedaba era hacer dedo, y esa opción sólo duraría un máximo de media hora. Cuando Hadley se enterara de su huida, todos los policías que se encontraran en un radio de setenta y cinco kilómetros lo estarían buscando y fijarían su atención en todos los que se hallaran haciendo dedo en el camino.
La nieve se le pegaba al pelo y se arremolinaba alrededor de sus pies; inclinó la cabeza para defenderse del viento. Varios camiones pasaron rugiendo a su lado, pero los conductores ignoraron su pulgar levantado. Nick luchó contra la premonición del fracaso. En la ruta el tránsito era pesado, pero era evidente que todo el mundo estaba apurado por llegar a su destino antes de que se desencadenara la tormenta, y nadie se detenía a recoger a un peatón. En la intersección de las rutas había una antigua estación de servicio con un café donde vio dos autos en la amplia playa de estacionamiento: un Blazer azul y una camioneta marrón. Nick se acercó, cargando sus bolsas, y al pasar junto a las vidrieras del café miró con cuidado a sus ocupantes. En uno de los reservados había una mujer sola y en otro una madre con dos hijos pequeños. Nick maldijo en voz baja al comprobar que ambos autos pertenecían a mujeres, pues no era probable que ninguna de ellas accediera a llevarlo. Sin acortar el paso, continuó caminando hacia el final del edificio, donde estaban estacionados los autos, preguntándose si alguno tendría la llave puesta. Aun así, sabía que sería una locura robar uno de esos autos, porque para salir de la playa de estacionamiento tendría que pasar frente a las ventanas del café. Si lo hacía, la dueña del auto llamaría a la policía por teléfono, describiendo tanto al vehículo como al ladrón aun antes de que lograra alejarse de allí. Y para peor, desde allí arriba alcanzarían a ver hacia dónde se dirigía por la interestatal. Tal vez se le ocurriera algún medio de lograr que una de las mujeres lo llevara cuando saliera del café.

****************************************
Webnovelas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


One- Shots
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luciana :)
Forista
Forista

Femenino

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 20
Localización : JonasLand (Argentina- Tucuman)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfecta Nick & Tu

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.